Casa del Tortellino

 

La Casa del Tortellino
Con Storci una sinergía única

 

La Casa del Tortellino es una hermosa realidad a conducción familiar ubicada en Angri, (SA) que se ha fijado como objetivo principal el de obtener un producto de calidad superior al alcance de todos. La reconquista de los sapore del pasado y la conciencia que la naturaleza necesita ser tratada con respeto, ha llevado la empresa a elegir un método de producción che permita un procesamiento de la pasta más lento y delicado, que más se acerque a la antigua tradición de la pasta. Gioacchino Orlando, dueño de la fábrica de pasta junto a su hermano Gianluca y su madre Lucia nos lo cuenta todo.

1- La Casa del Tortellino es una empresa artesanal que del 1992 produce pasta seca y fresca con "pasión y amor primitivo por la pasta". ¿Cómo nace vuestra realidad?

Nuestra realidad nacè gracias a mi padre Carmine que, treina años atrás, sentó las bases de lo que hoy es nuestra fábrica de pasta. Tenía pocos medios a su disposición, comenzó su aventura comprando pequeñas máquinas para pasta fresca, ha creado nuestra realidad, construyendo todo él mismo. Hemos llegado a ser una empresa muy conocida, especialmente en el panorama local. La combinación con Storci y la compra de una línea para pasta seca ha supuesto un cambio y actualmente estamos en condiciones de llegar también a los mercados extranjeros, tanto de pasta fresca como seca. Hoy toda la familia trabaja en la empesa.

2- ¿Qué necesidades necesitaban para vuestra empresa y por cuál motivo nos han elegido?

Nos hemos conocido hace dos años. Inmediatamente confiaron en nosotros, a pesar de que éramos pequeños productores. Todavía recuerdo cuando su responsable de venta Giovanni Strinati vino a visitarnos con el técnico Marco.
Al ver nuestro local, todavía en restructuración, Marco dijo un poco preocupado: “¿es aqui que debemos hacer una fábrica de pasta?” y yo respondí “Si” con una sonrisa y de ese momento nuestro proyecto despegó. Hemos literalmente trabajado en cada rincón, la adaptación de las máquinas fue “extrema”, considerando el pequeño tamaño de nuestra fábrica de pasta.
Y, aún hoy, encender cada mañana las máquinas despierta siempre en mí la misma impagable emoción.

3 - ¿Cuales son las características de las máquinas Storci que más los han satisfecho?
Elegir Storci fue como recurrir a un “sastre de fábrica de pasta”.
La singularidad de Storci radica precisamente en esto, en poder encontrar una solución a medida de cada necesidad. Lo que realmente aprecio es la fiabilidad, especialmente en la fase de postventa.
Es una empresa que no se detiene solo a la proyectación y a la construcción, sino que comunica gracias a sus líneas, ofreciendo instrumentación en constante actualización. Gracias a las líneas Storci también fue posible procesar granos antiguos sin problemas. El trigo antiguo debe unirse con la innovación, debe aprovechar lo que ella ofrece para poder crecer respetando la tradición. Todo se logra porque tenemos la posibilidad de mezclar de forma más lenta, decidir la velocida de salida del propio producto de la máquina, etc.. todas cosas que con otras líneas no es posible hacer.
Para concluir, me gustaría hablar del secadero Storci. Con el podemos establecer las temperaturas de secado adecuada a intervalos de tiempo y gestionar fácilmente recetas complejas.

4- ¿A dónde los llevará el amor por la pasta en el futuro? ¿Tienen un proyecto o un sueño de realizar?

Nosotros seguimos la filosofía Slow food: Bueno, Justo y Limpio. Nuestro proyecto de futuro y también nuestro sueño es de poder realizar en nuestra fábrica de pasta, y por lo tanto también gracias a la tecnología Storci, una planta de producción totalmente green para un producto green, crear un sistema fotovoltaico con paneles solares y térmicos que permitan de alimentar la planta Storci.

 

 

Preguntas?